Desde ahora la deportividad en Opel tiene un nombre: Insignia GSi. Más rápido, con más agarre y más fácil de controlar, la berlina de Opel ha radicalizado sus prestaciones para resultar en el perfecto coche para el día a día o para hacer unas vueltas en un circuito con el que hacer circular nuestra adrenalina. Para ello incluso incluye un modo inédito de conducción denominado “Competición”, que se obtiene pulsando por dos veces el botón del ESP, para desconectar el control de tracción.

> Ver artículo completo